¿QUÉ PASÓ CON EL FÚTBOL?

 

Un hecho singular produjo el asombro de todo el ambiente futbolero argentino ya que este deporte que es tan popular en nuestro país, desde hace más de 15 años, no se podía ver por televisión abierta en directo y como todos saben, solo se podía acceder a él a través de la televisión por cable (previo pago). A partir del 20 de agosto uno puede observar los partidos por la televisión abierta de manera absolutamente gratuita. Para los aficionados a este deporte, este hecho era inimaginable de pensar debido al incalculable dinero que se mueve entre los diferentes contratos que maneja este espectáculo.
A este tipo de hechos, el escritor libanés Nassim Nicholas Taleb los llama Cisnes Negros. El Cisne Negro es un hecho improbable, sus consecuencias son importantes y todas las explicaciones que se puedan ofrecer a posteriori no tienen en cuenta el azar, solo busca encajar lo impredecible en un modelo perfecto. Por ejemplo, el éxito de Google, You Tube y el 11S son Cisnes Negros. Para este autor, un suceso raro equivale a la incertidumbre. Es muy factible que los sucesos raros expliquen los habituales.
En medicina, durante muchos años ubicamos las enfermedades dentro del orden de lo predecible, en relación al estudio de la etiología de las mismas y se las ubicaba estadísticamente a través de la campana de Gaus para enmarcar hechos científicos. Pero esta campana no contempla los Cisnes Negros ya que solo tiende a mostrar la media de lo que mide.
Dice Taleb “que los resultados científicos no solo son inútiles en la vida real, porque infravaloran el impacto de lo altamente improbable, sino que es posible que alguno de ellos esté creando en realidad, Cisnes Negros Negativos.” Esto se observa frecuentemente en medicina.
La medicina homeopática, desde hace muchos años, no habla de enfermedades sino de enfermos y el médico homeópata se pasa muchos horas tratando de comprender cuál es el síntoma raro, extraño y peculiar (Key Note) de cada paciente, para ayudarlo a que recobre su salud. Esto lo realiza usando remedios preparados con sustancias que en realidad no lo son, ya que solo tienen el espíritu de la misma. ¿Será este un Cisne Negro? ¿La enfermedad será otro Cisne Negro?
El matemático polaco Mandelbrot diseñó un modelo que revolucionó el conocimiento, en el que hablaba de la “fractalidad como repetición de patrones geométricos a diferentes escalas, develando versiones más pequeñas de sí mismos. Las partes pequeñas se parecen en cierto grado al todo”. La medicina homeopática cumple con todos los requisitos de este modelo, porque sostiene que el todo está en la parte y la parte en el todo, pero que la suma de las partes es mucho más que el todo.
Antonio Brú, el célebre matemático de la Universidad Complutense de Madrid, demostró que el crecimiento de un tumor cumple con la geometría fractal, pero además agrega que el sentido del mismo está oculto (publicado en The Lancet).
Con el devenir de los tiempos, a este modelo fractal posiblemente lo pueda explicar la nanofísica, por medio de la cual, quizás también logremos comprender la producción de las enfermedades y el desandar de las mismas que produce el remedio homeopático. Tal vez como un Cisne Negro.

Concuerdo con Taleb en que toda la vida vamos a estar gobernados por un hecho improbable, este hecho por lo tanto, produce un nuevo orden. ¿Y el fútbol qué?

 

Dr. Sergio M. Rozenholc