LOS SIETE OBSTÁCULOS

Hace muy pocos días, un periodista me preguntó: “Dr. si usted tuviera una sola palabra para definir a la medicina homeopática, ¿qué término usaría?”
Sin dudar un momento, dije LIBERTAD.
Pensé en ella porque es la síntesis del contenido profundo, es la esencia misma de la Medicina Homeopática. Podrán imaginarse que si pienso de esta manera es porque creo que la enfermedad es sinónimo de esclavitud.
Pero para llegar a transformar el sufrimiento humano que provocan los estragos de la enfermedad, la Homeopatía necesita invariablemente, atravesar algunos obstáculos que presenta el paciente enfermo.
El primero es la ignorancia. La Homeopatía permite acceder a ciertos conocimientos internos, mucha veces insospechados para la vida del paciente.
El segundo obstáculo es el miedo. Una amenaza emocional producida por un peligro inminente, muchas veces irreal, imaginario, que dentro de la persona enferma tiene un status del orden de lo real.
El tercer obstáculo son las pasiones emocionales. Las podríamos resumir principalmente a través de las más importantes como la cólera, el resentimiento y el rencor.
El cuarto obstáculo a superar es la violencia que existe en todo ser humano. La Homeopatía intentará darle un sentido eminentemente creativo y humano.
El quinto obstáculo es poder saber el sentido del sufrimiento, que muchas veces viene atado a cuestiones arcaicas, no resueltas, transferidas de generación en generación.
El sexto obstáculo es que el paciente acceda a poder preguntarse quién es: el sentido de su vida.
El séptimo obstáculo es descubrir el sentido espiritual de su existencia.

Podría metaforizar que la medicina Homeopática en el camino de la cura, debe superar los siete obstáculos que permiten al ser humano alcanzar la libertad.

 

Dr. Sergio M. Rozenholc