Un cuento para reflexionar

 

            Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.
            Cierto día, su hijo de 6 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera entretenerlo. De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.
            Con unas tijeras recorto el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: «como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie.»
            Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente. “Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo”. Al principio el padre no creyó en el niño.
            Pensó que sería imposible que, a su edad, haya conseguido componer un mapa que jamás había visto antes.
            Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.
Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.
¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?
-Hijito, tu no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?
-Papá, yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.
            «Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo.»

Gabriel García Marquez

 

Posiblemente, como dice este hermoso cuento, debemos en algún momento de nuestras vidas dar vuelta la hoja, y ver qué cosas sostienen nuestras creencias; porque detrás de las mismas siempre hay estados de conciencia distorsionados, que a su vez generan enfermedades crónicas.
Los médicos homeópatas trabajamos de esta manera, recuperando lo sutil de esas creencias, para verdaderamente transformar dichos estados y producir la resignificación de los mismos y, por lo tanto, recuperar la salud.

 

Dr. Sergio M. Rozenholc