Asma en Primavera

 

Ante la cantidad de consultas sobre este tema, y la necesidad de escribir algunas líneas para poder poner un poco de luz en el tema, paso a relatar que esta enfermedad tiene características de ser intermitente y se presenta como un proceso de sofocación el cual se le hace difícil espirar el aire, la inspiración se realiza de difícil manera y rápida. Esta sofocación se acompaña de sibilancias detectables fácilmente a la auscultación. Hoy se sabe que la verdadera dificultad no es la inspiración sino la retención que produce e impide el intercambio de gases, o sea, que la dificultad esta en la espiración.
Este paciente es un hiperreactivo ante diversas circunstancias psicofísicas  reacciona produciendo la broncoconstricción y por lo tanto la disnea.
El asmático conocido antiguamente como alérgico, son personas que generalmente sienten aversión a alguien o a una situación y no pueden tolerarla, son personas fácilmente impresionables, muy susceptibles, y se la pasan tratando de no desagradar.
Viven internamente una contradicción entre lo que desean y lo que tienen prohibido a todo nivel. Es muy dependiente de la persona amada pero termina rechazándolo. Viven entre la aprobación y el reconocimiento y su dependencia de alguien amado.
En los pulmones se produce el ciclo vital del intercambio gaseoso donde ingresa O2  y sale CO2 . La alteración de este ciclo hace pensar en que al asmático le duele vivir en ese momento, ya sea por tristeza, aflicción, desanimo, asfixia de alguna situación o persona, el cual le impiden aspirar y espirar la vida con gusto.
Tienen un profundo miedo a morir, y por lo tanto este miedo le remite al miedo a morir en algo, con lo cual se le dificulta a pasar a cosas o situaciones nuevas. Cualquier cambio brusco produce ahogo. Como ejemplo el caso de Roberto R. de 17 años, estudiante secundario que acudió a la consulta de la mano de su madre. Le pedí a la mamá que esperara afuera y el joven me relata sus postergaciones en la vida como la de integrar un grupo musical de rock. Era tímido, suave, serio, responsable en sus estudios, no tenía otro antecedente que padecer de crisis asmáticas desde su primera infancia.
Entre sus generalidades me refirió que era friolento, prefería la comida salada, y tibia, nunca caliente, pies muy fríos, y que tenía una característica, cuando estaba triste mejoraba con el consuelo.
Con la primera medicación de Phosphorus 200 lo volví a ver a los 30 días, ya no tenía asma y me contó que pudo concretar la idea de integrar un conjunto de rock.
Hasta la fecha existe un silencio de sus signos clínicos, cuatro años después es un joven universitario que vive actualmente solo y por supuesto toca un instrumento en un conjunto de rock.
¿Y qué de la Primavera? ¿una Primavera no hace Verano? Tal vez!
Sin embargo comprender en los diferentes niveles descriptos al ser humano es ubicar su verdadera identidad. Con lo cual acompañar a recuperar la identidad es una verdadera transformación en la persona.

 

Dr. Sergio M. Rozenholc