Fístula y Fisura Anal

Fístula y Fisura Anal

Vamos hoy a desarrollar el tema de la fístula anal por un lado y por el otro de la fisura anal dos temas diferentes en el cual incluimos algún ejemplo.

La fistula anal es la comunicación que se produce entre el canal anal con la piel perianal que se encuentra en el orificio de salida del ano. Esta comunicación se denomina trayecto fistuloso y tiene su origen en unas glándulas del interior del canal anal. La función de estas glándulas es de lubricación lo que permitirían la evacuación de las heces de manera fluida.

En algunos casos la fistula perianal no presenta síntomas. En las que si presentan síntomas estos son:

dolor en la zona donde se encuentra el trayecto fistuloso durante la defecación

irritación en la zona perianal donde se encuentra la fistula perianal.

Prurito en la zona de la fístula

En el caso de encontrarse pus puede el paciente presentar un cuadro febril

La fístula anal se produce en realidad porque las glándulas encargadas de la lubricación están obstruidas por un exceso de mucosidad en la zona propiciando la acumulación de gérmenes en la misma, su infección y la posterior formación de un absceso anal con pus.

El 90 % de las fístulas perianales son el resultado de un absceso anal, pero hay un 10 % que corresponde a enfermedades asociadas como por ejemplo las de trasmisión sexual, enfermedad de Crohn, diabetes, tuberculosis, etc.

Se produce mas en hombres que en mujeres y la edad que oscila su presentación es de los 30 a los 50 años.

El diagnóstico en general lo hace un médico proctólogo. En la medicina convencional el tratamiento indicado es generalmente quirúrgico.

Ahora vamos a ver otro tipo de abordajes.

Para comenzar el abordaje homeopático traigo una historia clínica de una mujer de nombre Adriana de 42 años de edad, casada con tres hijos que consulta por una fístula anal. La paciente relata que tiene desde algunos años molestias en la zona perianal y que cuando es derivada a un médico proctólogo se le diagnostica con certeza la patología. La paciente decide en primer lugar posponer la operación indicada por su médico, e iniciar un tratamiento homeopático en mayo de 2002.

Adriana es arquitecta y según refiere muy exitosa en su labor profesional, con una buena relación de pareja de algunos años. En la consulta me trasmitía una especie de indiferencia afectiva bastante marcada.

El tema de la consulta su fisura anal dice que tiene características crónicas de larga data, no tiene antecedentes quirúrgicos ni de ninguna enfermedad grave.

Entre sus dones se destacaba su habilidad para tocar el piano, pero desde hace un tiempo le dolían las manos al hacerlo.

Entre sus deseos alimenticios destacados decía que podía comer todos los días pescado ya que le gustaba mucho y lo hacía con frecuencia. Le ponía mucha sal a las comidas.

Lo mas significativo que pude rescatar de su personalidad era que tenía un carácter que la paciente lo definía como inflexible. También presentaba una gran ansiedad por su salud.

Algo que durante la consulta vi es que se ofendía fácilmente y siempre tenía una sensación de haber ofendido a alguien, tema que traía desde su adolecencia.

Era interesante el tema que tenía con la autoridad, ya que decía que no le permitía en situaciones ejercer su verdadera identidad, es ahí donde también aparecía su tema de ser inflexible.

Con todos estos elementos la paciente recibió un medicamento homeopático llamado Nitric Acid en diferente dinamizaciones, 30, 200 y 1.000 en diferentes momentos del tratamiento.

La mejoría se pudo observar con plenitud a partir de la segunda consulta, no solo por mejorar el tema que dio origen a la consulta, sino por presentar un cambio importante en su actitud de vida.

Su cambio de actitud se vio reflejado por una sorpresiva modificación en lo que la paciente llamaba inflexibilidad. Surgió una mayor tolerancia con el otro, y las diferencias, aceptando de mejor manera las cosas que le sucedían en lo cotidiano.

Ahora me voy a referir brevemente al segundo tema que es la fisura anal, que se trata de un desgarro de un tejido delgado que recubre el ano, esta enfermedad es menos grave que la fistula pero también requiere de atención y tratamiento. Los síntomas que presenta frecuentes son:

dolor intenso durante las evacuaciones, 2) sangre roja en las heces luego de evacuar, 3) prurito alrededor del ano, 4) grieta visible en la piel que rodea al ano.

Las causas pueden ser adjudicadas a Heces grandes, constipación, diarrea crónica, parto, etc.

Generalmente se indica comidas ricas en fibra y la ingestión de mucho líquido. Ahora les comento el caso de una paciente que viene a la consulta con este diagnóstico de fisura anal derivada por su médico.

Liliana es bailarina desde pequeña, en la actualidad tiene 30 años soltera y un amor inconmesurable por la danza, a la que le dedica con mucho placer su vida.

Dice la paciente mi actividad por la dedicación que tengo me llevó a postergar mi vida amorosa. Cuando le pregunto porque? Me contesta que la exigencia de su carrera hizo que las cosas sucedieran de esta manera.

Entre los síntomas generales que tenía la paciente es que no transpiraba nada a pesar de sus largas horas de baile. La paciente se describía como muy contradictoria y que a pesar de ser muy exitosa tenía una sensación de infortunio.

Entre otras características tenía una sensación de abandono, miedo a la muerte y nostalgia.

Con toda esta síntesis de historia clínica se le indicó Sepia un medicamento que se suministró en varias dinamizaciones produciendo un cambio importante en Liliana no solo por la curación del motivo de consulta, sino que también tuvo tiempo para una historia amorosa que resultó constituir y consolidar.

Aquí dos ejemplos de enfermedades que se logran transformar con un buen tratamiento homeopático.

Muchas gracias

Dr. Sergio Rozenholc

E-mail: doctorsergiorozenholc@gmail.com